Wayra en Perú: Emprendedores llegó la hora

Gran noticia que haya llegado #Wayra al Perú. Estoy seguro que esto va a cambiar muchas cosas. Como dicen por ahí “se van a acelerar los negocios TIC”

Cuando me enteré que lanzaban Wayra en Perú (ya en el momento clave de lanzamiento, porque hasta antes de eso todo eran buenos deseos) supe realmente que las cosas en el escenario de “Start-ups” en Perú cambiarían para siempre.

Para mi, todo comenzó en Brasil

Mi experiencia personal como emprendedor web se remonta al año 2000 cuando tuve la suerte de llegar a vivir a la ciudad de Sao Paulo, Brasil. Lo recuerdo como si fuera ayer: Me habían invitado para una primera entrevista en verano del 2000 iba nada mas y nada menos a que me entrevistaran en una Consultoría de “Management para la era Digital” que en aquellos momentos se llamaba CLUSTER Consulting.

Mi primera impresión al bajar del avión fué “WOW que adelantados están por aquí, todo.. literalmente todo respira internet.” y era porque realmente dentro del aeropuerto habían decenas de banners publicitarios de webs como “arremate.com”, “zip.com.br”, “ig.com.br”, “uol.com.br”, “guiasp.com.br”, “decolar.com.br” y bueno no paro de contar todos los banners dentro del aeropuerto. Recuerdo que cada carrito de esos que se usan para llevar las maletas llevaba un adhesivo de algún proyecto web. Todo era tan estimulante! Sentí como que llegaba a un país que nos llevaba cientos de años de adelanto.

Es cierto que Brasil nos lleva mucho por delante, pero lo principal que hay detrás de tantos emprendimientos es la fuerza de la creatividad, de un espíritu emprendedor y de capital. Creo que en Perú tenemos los dos primeros pero el capital semilla ha sido muy difícil de obtener. Digamos que es obvio que el capital es escaso siempre y que siempre es difícil de obtener, pero creo que si comparamos la realidad del sector tecnológico emergente en el Perú notaremos que hay muy pocas empresas de esas que se originan en un garage que luego consiguen hacerse un nombre, un mercado y utilidades.

El emprendedor ¿nace o se hace?

Volvamos a mi historia inicial. No fue sino hasta que regresé a Perú que pude decidirme a emprender. Claro que regresaba a Lima a trabajar en banca (lo que siempre me ha gustado, los bancos son para mi un lugar en el que me siento muy a gusto, conozco como funcionan las áreas de riesgos, operaciones, comercial, marketing, finanzas… en fin la banca es una vida muy interesante) pero sabía que mis días de emprendedor vendrían al frente.

Los que tenemos espíritu emprendedor, estamos siempre inconformes, queremos siempre hacer cosas nuevas, retamos lo que tenemos al frente y creemos en nosotros. Tenemos la confianza (a veces ciega y loca) que nuestro(s) proyecto(s) llegarán a buen arrivo. Nadie nos dice (o si nos dicen no escuchamos) que es lo que tenemos que hacer, que vida tenemos que vivir o que decisiones debemos tomar. Los emprendedores tenemos sueños y hacemos todo lo positivamente posible para alcanzarlos. Y es por eso que creo que en su mayoría, los emprendedores nacen y no se hacen (y claro que deben haber muchos casos de los que “se hacen” pero creo que en su mayoría nacen).

El punto aquí es claro: Si eres emprendedor, seguramente tienes ya muchas ideas (las cuales como a todos a veces nos cuesta poner en orden) pero más que ideas tienes una fuerza de voluntad y ganas de hacerlas realidad. Creo que hay muchos que pasamos por ese momento en el que sentimos que debemos dar ese paso adelante y abandonar lo que estamos haciendo para comenzar a seguir nuestros propios sueños.

Y eso fue lo que hice. Decidí dejar una carrera muy prometedora (y divertida) en banca para dedicarme plenamente a seguir el sueño de emprender en la web. Pero de la decisión al momento de la acción tuvo que pasar algún tiempo.

Mi primer paso en la conversión a emprendedor

Recuerdo como si fuera ayer cuando tomé mis primeras vacaciones que dediqué integramente a lanzar un pequeño website de remates que llamé en su momento rematazo.com. La idea me vino cuando leí un artículo en una revista extranjera sobre el potencial de los sitios de remate. Me puse a pensar si habían muchos sitios y me quedó claro que sólo habían 2 conocidos en Perú: Mercado Libre y Deremate. Examiné rápidamente las funcionalidades que tenían y me di cuenta que en cuanto a programación no había mucho por detrás y que era muy fácil (incluso para un programador aficionado como yo) programar un sitio como esos.

Para no perder mucho tiempo programando hice un pequeño “research” buscando algunas herramientas que pudieran servirme como ayuda y encontré que una herramienta tenía casi todo lo que yo necesitaba. Así que compré una licencia y me dediqué por casi un mes a hacerle todas las modificaciones que yo quería (por ejemplo en ese momento la herramienta no tenía preguntas y respuestas) y además a mejorar algunos defectos de seguridad.

Luego de lanzada mi primera web, pensé que solo era esperar a que llegaran los visitantes :) y en ese momento aprendí que las cosas no serían tan fáciles. Descubrí que había que comunicar y promocionar el sitio web por todos lados. Recuerdo que hice de todo, desde contratar avisos en diarios hasta contratar a unas personas que repartían volantes en las puertas de las universidades (puse un sorteo de PS2 entre todos los usuarios que se registren) pegué stickers en lugares insospechados y aprendí en propia piel lo que Jeff Bezos dijo un día cuando Amazon dejó de hacer publicidad en TV: los medios offline llevan muy poco trafico al mundo online.

Aprendí que al menos tenía que conseguir enlaces de entrada desde otras webs (no se imaginan todo lo que uno tiene que hacer al inicio para que un amigo te ponga un enlace en su web) comprar publicidad online (banners de los que luego hay que aprender a optimizar) y por supuesto una palabrita mágica: SEO (optimización en buscadores). Decidí aprender todo lo que podía de SEO y para eso, felizmente estaba Internet.

Así fui aprendiendo SEO y descubriendo como iba creciendo mi tráfico. Recuerdo el primer día en que instalé una herramienta de publicidad llamada Adsense y que dejaba ver que en un día había ganado 10 centavos. Yo estaba FELIZ. Una vez cuando le conté esto a un amigo me dijo “yo me hubiese desanimado”. Pero no… ¿como desanimarse pensando que si uno mejora sus visitas puede ganar mucho más? decidí que esto iría para más. ¿Podría generar los flujos de efectivo necesarios para dedicarme por completo a esta actividad? claro que sí.

La Sociedad es un tema clave

Decidido a emprender, lo primero que hice fue buscar un socio que fuera técnico muy capaz pero que además fuera de mi extrema confianza. Esto lo recuerdo mucho de un capítulo del libro que leí cuando tenía 14 años: “El secreto de mi éxito” de Konosuke Matsushita. El capítulo se llama “¿Solo o en sociedad?” (ojo que no he vuelto a leer el libro pero me acuerdo casi todo) y en él cuenta de su decisión de hacer las cosas solo.

En mi caso sabía que necesitaba sumarme a alguien. Que fuéramos dos así como son dos los de Google, Yahoo, Youtube, Apple.. siempre son dos no? Creo que en el caso de la tecnología ocurre así puesto que hay que sumar el espíritu de negocios con el espíritu de la tecnología. El mejor caso es el de Jobs y Wozniak creo que es muy fácil de entender como la complementariedad de dos personas pueden hacer que algo se haga grande.

Y este es un punto clave que debemos entender los que tenemos ideas de emprendimientos web: es casi seguro que necesitarás socios para comenzar un proyecto. En mi caso tuve la suerte de convencer a Bruno Kámiche a que decidiera emprender conmigo. Creo que juntos siempre recordaremos el año 2007, año en que decidimos renunciar a nuestros trabajos y dedicarnos de lleno a este sueño. Y claro, convencer a nuestras esposas a que nos apoyen en esta decisión no fue cosa fácil.

El capital es necesario

Nosotros fuimos ahorrando durante meses para poder hacer el pequeño capital con el que iniciamos, pero nada sería suficiente sino fue por que tuvimos la suerte de conseguir una inversión directa de capital que nos permitió contar con el respaldo para crecer. ¿Como lo obtuvimos? De una manera irrepetible: un grupo de inversionistas extranjeros visitaron nuestros sitios y les pareció que estábamos en la misma dirección. Hicieron una visita a Perú y luego de eso comenzamos a negociar.

La propuesta de nuestros hoy socios era muy sencilla: Deseaban adquirir el 30% de la compañía. A nosotros nos pareció muy atractiva pues nos daba el capital para operar y no nos quitaba el control de la compañía. Esto es clave: si van a invertir en tu sueño tienes que estar claro del grado de propiedad y control que otorgarás al inversionista. Pero además hay algo muy importante: Que no solo sea “capital” lo que invierten los accionistas nuevos. Espera de ellos algo más. En este caso ambos vienen de invertir y hacer crecer otras compañías lo que hace que su nivel de experiencia en negocios nos sume mucho. La experiencia y conocimiento de negocios de nuestros socios ha sido clave en el desempeño y crecimiento de nuestro negocio.

El capital es bueno, pero si viene acompañado de herramientas, activos, redes de contactos, conocimiento, experiencia.. es decir, si realmente suma (o multiplica) a tu compañía, entonces es momento de aceptar.

Wayra en el Perú

Es una suerte que Wayra haya llegado al Perú. Segun uno puede ver en su website, en general lo que busca es generar impacto económico en nuestros países:

“Una iniciativa sin precedentes en el entorno latinoamericano que pretende conseguir un impacto relevante en la economía de los países en que opera. De ahí, nuestra implantación en los principales centros de la región.”

Wayra es una oportunidad concreta para conseguir esto que le falta a cualquier emprendedor: No solo el capital que ofrece (financiamiento de hasta $70,000 por proyecto para los primeros 6 meses, después puede conseguirse más mediante otras fuentes potenciales de financiamiento) sino también el soporte general para asegurar que se “acelere” el proyecto (por ejemplo formación, oficinas, infraestructura tecnológica, mentoring, networking..) y asegure que se cuente con un respaldo grande para ganar.

Además lo que a mi me ha parecido muy interesante es que Wayra participa aproximadamente en 15% de la empresa por lo que deja total libertad y control sobre la misma a los fundadores y gestores del proyecto. Casi una “formalidad” el hecho de exigir 15% para todo lo que reciben los emprendedores #Wayra.

Comentaba mi experiencia como un caso que tiene mucho de empuje de emprendedores que decidimos apostar por nuestro sueño. Pero también tuvimos suerte de conseguir capital en un momento en el que en Perú no se conseguía de una manera fácil. Ahora con Wayra esto ha cambiado, estoy seguro que es la primera de muchas buenas noticias que llegarán para los emprendedores en tecnología en el Perú, por eso solo puedo decir: Bienvenido Wayra!!

Enlaces Wayra
Wayra Oficial: http://wayra.org/
Formulario de Inscripción a Wayra Perú: http://wayra.org/formulario-peru

4 Responses to “Wayra en Perú: Emprendedores llegó la hora”

  1. Si tienen preguntas sobre emprendimientos con mucho gusto comenten aquí :)

  2. Dino Zolezzi says:

    Javier, muy buen post. Excelente el compartir tu experiencia y dejame decirte que me identifiqué con mucho de lo que comentas. Por situaciones muy similares he pasado. Ojalá que Wayra sea la chispa que necesita el empendedor peruano para poder desarrollar muchas de las ideas que se lanzan y que finalmente quedan solamente en eso…ideas.

    Un abrazo.

    Respuesta: (estoy revisando porqué no salen los nombres en los comentarios, ya lo solucionoo)
    Gracias Dino,
    Te creo. Cada vez que converso con alguien que ha emprendido cuenta algo muy parecido :) algo que no toqué son los imponderables, los momentos en que uno espera que todo salga A y luego sale B. No todo es color de rosa no? ;) pero a pesar de los malos momentos, los buenos son tan buenos y memorables que uno hace todo el esfuerzo por continuar emprendiendo. Justamente el punto de Wayra es pasar de las ideas a la acción. Yo cruzo los dedos (y me estoy esforzando) con que salgan muuuuchos emprendimientos. El punto es que quiero que rebalse y que se note que aquí en Perú sobra la gente con espíritu emprendedor TIC para que lleguen más inversionistas. Necesitamos capital fresco para hacer más ideas realidad.

  3. Muy buen post,
    muy alentador
    basicamente estaba buscando leer algo asi, en peru
    para poder relanzar con pregunta.pe
    saludos,

  4. Laura Salazar says:

    Javier, gracias por compartir tu experiencia tan importante. El peruano tiene gran ingenio y estoy segura que estos mecanismos de apoyo permitirán llevarlos a la realidad.

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

(c) 2010 - 2011 Inventarte.net - Javier Albarracin