El poder de los blogs II

Es claro que los blogs comienzan a establecerse como un medio de comunicación adicional. Cuando escribía el post sobre mis impresiones sobre la soda field, jamás pensé que llegaría a ser leído por las personas que atienden las necesidades de los clientes en la empresa KRAFT. Antes de continuar quisiera mostrarles lo que ví hoy [...]

Es claro que los blogs comienzan a establecerse como un medio de comunicación adicional. Cuando escribía el post sobre mis impresiones sobre la soda field, jamás pensé que llegaría a ser leído por las personas que atienden las necesidades de los clientes en la empresa KRAFT.

Antes de continuar quisiera mostrarles lo que ví hoy en mi sala al regresar del trabajo:

Pues bueno, era una canasta con las principales galletas que esta empresa produce. La verdad me quedé impresionado (cuando hablé por teléfono me pidieron mis datos y me prometieron hacer llegar unos productos) al ver que de verdad se tomaron en serio mi disconformidad.

Creo que lo más impresionante, ahora hablando con corazón de bloggero es que realmente nuestros blogs comienzan a ser leídos por más personas no necesariamente directamente relacionadas a “la blogósfera” y esto es una prueba contundente.

Algo que no mencioné en mi segundo post, es que realmente se sintió el interés por demostrar que KRAFT realmente se esfuerza por mantener satisfechos a sus clientes. La verdad por lo menos a mi me ha quedado claro eso. También es cierto que los productos han cambiado y que un post no va a hacer cambiar de opinión a las personas que decidieron hace un buen tiempo cambiar a envase plateado *para proteger el producto* por uno transparente como era antaño. Pero si yo estaba en disconformidad, por lo menos ahora puedo decir que me quedo sin palabras con un poco de chocosoda en el paladar.

Valgan verdades, el servicio al cliente es muy bueno y hacen su trabajo muy bien. Yo también trabajo en una empresa que tiene por objetivo principal brindar un excelente servicio al cliente. Sin embargo, muchas veces las empresas se olvidan del producto en sí… o vamos a decir del cliente y sus percepciones.

Me sigue pareciendo que las galletas se parten fácilmente. Pero por lo menos ahora entiendo por lo que me explicaron en la conversación que tuvimos con KRAFT que sus ingenieros estan seguros que el sabor se ha mantenido intacto a lo largo de los años (de esto jamás tuve una observación) y que para kraft el medio más seguro para las galletas es el empaque plateado.

Sigo manteniendo mi postura: me gustaría que sea transparente. Como la transparencia esa que se fué con los ochentas.

9 Responses to “El poder de los blogs II”

  1. Beba Neumann says:

    ¡Qué tal Sherry, Manguito! ¡Yo también quiero mi paquetón de Sodas en la puerta de casa…, a mis mascotas les encanta aunque después su higienista dental reniegue por ello. Broma, y de mal gusto, amigos de Kraft… Aunque particularmente opino que muchas empresas recién están pensando en sus consumidores y me alegro por ello. Por cierto, ¿Kraft es una empresa peruana?

  2. El Mango says:

    Hehehe graciaz Beba. Kraft es una empresa extranjera, dueña ahora de las galletas field. La verdad yo recién me di cuenta después de hacer el post. No había visto el cuadradito que dice “Aló Kraft”

  3. kat says:

    Primera vez que paso por aquí. Me gustó mucho este post. Mucho. Y como bien dicen por allí: La materia no se destruye, se transforma.

  4. anonimo says:

    “Club Social” … fin de la discusión.

  5. digler says:

    parece que por fin se tiene en cuenta la opinión del consumidor, claro, más si el consumidor coloca en internet sus apreciaciones

    pd. siguiendo tu ejemplo me quejaré de bmw…

  6. Beba Neumann says:

    Acabo de comprar un paquete de galletitas de la marca Fénix y he encontrado todas las galletas trozadas y hechas polvo, tienes razón acerca del envase metálico, no vemos el estado del contenido… ¡Oh y ahora quién podrá defenderme! ¿Me ligara a mí?

  7. Hijos Negados Del Dr. No says:

    Prometedora función de tu blog, estimado Javier, considerando que no sabemos dónde terminan las notas que depositamos en los buzones de sugerencias de tiendas o instituciones públicas (quién sabe, todas esas cajitas den a algún gigantesco colector en cuyo extremo hay una especie de Grinch que se cacarea de la risa con cada sugerencia antes de tirarla al mar). Debiéramos hablar alguna vez de esos gastitos que nos pasan los bancos en los estados de cuentas de las tarjetas, por ejemplo: ¿se han fijado que cada tarjeta nos cobra un seguro de desgravamen, de hasta diez veces el monto de nuestra línea, como si nos fuéramos a morir diez veces -en eventos independientes- para cada una de esas tarjetas?. ¿Libre mercado y competencia? ¡Minga! Así no es, pe’…

    Un Hijo Negado Del Dr. No
    http://otrono.blogspot.com

  8. Anonimo says:

    Mi estimado mango,
    A mi lo que me gustaría es que escriba algo sobre cómo se fue a la mierda el sandwich de chocolate ese que hacía D’Onofrio cuando era D’Onofrio y no Nestlé. En lo que a mi respect, no hay derecho que a uno le quiten la llave para regresar a la infancia a saborear algo que se debió quedar TAL CUAL
    ¿Qué me dice de eso?

  9. Marcela Uriarte says:

    Que genial que la gente de Kraft esté tan pendiente de sus consumidores. Es`ta marca hace mucho por ellos, luego que leí el post estuve investigando en la web y hacen un monton de cosas para sus consumidores (clases de cocina, samplings creativos, etc) hasta tiene un online en Peru.com (kraft,peru.com)
    Sería la voz que todas las empresas se preocupen por sus consumidores y hagan este tipo de actividades; especialmente las que tienen que ver con alimentos.

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

(c) 2010 - 2011 Inventarte.net - Javier Albarracin